Contenido visual referenciando a la información del texto

La auténtica salsa boloñesa italiana

Hoy os traemos la auténtica receta italiana de la salsa boloñesa (ragù alla bolognese) recién salida de los mismísimos fogones de Bolonia. Este famoso plato ha sufrido grandes transformaciones desde la Edad Media, que es cuando llegó a esta ciudad. ¿Sabías que en sus orígenes no llevaba ni tomate, ni aceite, ni carne de cerdo?

Actualmente, el tomate es uno de sus ingredientes principales, el cual contiene altos niveles de licopeno, un antioxidante que ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, envejecimiento del organismo y a padecer algunos tipos de cáncer. A su vez, la carne picada de vacuno y cerdo, presentan altos niveles de proteínas de procedencia animal que, aunque no es muy aconsejable su consumo diario, nos puede aportar grandes macronutrientes y vitaminas.

Es una receta un tanto larga por los tiempos de cocción, pero te aseguramos que la salsa boloñesa merecerá la pena.

Una vez dicho esto, ¡pasemos a la acción!

Ingredientes:

  • 1 cebolla
  • 1 puerro
  • 2 zanahorias (no muy grandes)
  • 1 diente de ajo
  • 4 bolitas de bayas de enebro
  • 3 o 4 clavos
  • 2 guindillas
  • 2 o 3 hojas de laurel
  • 1 kg de carne picada (vacuno y cerdo)
  • 1 litro de salsa de tomate
  • Pimienta negra molida
  • Miel
  • Chorrito de leche entera
  • Vino tinto
  • Aceite
  • Tomillo
  • Sal

Preparación:

  1. En una olla echamos un poco de aceite cubriendo con una fina capa la base. Doramos el diente de ajo que hemos cortado a láminas anteriormente y lo retiramos (a fuego no muy fuerte). Picamos la cebolla, el puerro y las zanahorias. Echamos la mitad de ellas a la olla. Una vez que la cebolla se ponga transparente, procedemos a echar el resto de las verduras y removemos bien.
  2. Una vez estén doradas, echamos la carne picada y removemos a fuego lento. Lo dejamos cocinar durante 50 minutos.
  3. Pasado este tiempo, echamos los enebros, los clavos, las guindillas, el laurel y la sal. Movemos bien para que se asienten los sabores. Dejamos cocinar a fuego lento y tapado durante 10 minutos.
  4. A continuación, echamos un chorreón bueno de vino tinto y subimos el fuego para que se evapore el alcohol.
  5. Una vez ocurra, vertemos agua hasta cubrir totalmente la carne, dejándolo a ras. Bajamos el fuego como anteriormente. Echamos pimienta negra y tomillo al gusto. Cocinamos por 45 o 50 minutos.
  6. Añadimos a la olla la salsa de tomate y un vaso de agua. A continuación, vertemos una cucharada de miel junto a un chorrito pequeño de leche entera. Y volvemos a echar otra pizca de sal. Tapamos la olla y subimos el fuego al máximo hasta que rompa a hervir. Cuando ocurra esto, cambiamos a otra hornilla que esté a fuego bajo para romper la ebullición. Lo dejamos a fuego muy lento durante 2 horas.
  7. Una vez finalizado este tiempo, removemos bien y apartamos del fuego. Lo dejamos reposar 45 minutos.

Puedes cocer cualquier tipo de pasta y añadirla, ¡estará delicioso!

¡Y A COMER!

Esperemos que lo disfrutéis. Volveremos con más consejos y recetas sobre este apasionado mundo de la gastronomía.

¡Te invitamos a echar un vistazo a nuestra página Web y, contactarnos en caso de cualquier duda!